martes, 4 de febrero de 2014

Odiame...

Odiame… porque le sonrío a tus mañanas

Odiame… porque te he provocado besar hasta que tus labios han perdido domino propio

Odiame… porque he despertado en vos el instinto de morder

Odiame… porque he invitado a tus manos a invadir mi cara hasta que ha suspirado tu alma

Odiame… porque me he aferrado a tus caderas como un presagio de tus ganas de huir

Odiame… porque a través de tus ojos he observado la belleza de tu fragilidad y he querido renunciar a los míos

Odiame… porque aunque has querido evitarlo he logrado conocer incluso lo que no te gusta de vos

Odiame… porque realzo tus complejos

Odiame… porque te he hecho sentir vulnerable

Odiame… porque te he regalado el placer de mil noches en una sola

Odiame… porque me he vuelto adicto al sabor de tu cuello y a la suavidad de tus besos

Odiame… porque has querido devolver el tiempo

Odiame… porque le soy infiel a este planeta, él es un pedazo de tierra y vos mi mundo entero

Odiame… porque su sol es pasajero y la luz de tus ojos eterna

Odiame… porque ya no habito en él  sino que pertenezco a lo más profundo de tu ser

Odiame… porque tu belleza se engrandece en mis textos

Odiame… porque hiere menos que la indiferencia

Odiame… por preferir al odio antes que el olvido

martes, 21 de enero de 2014

Ayer dejé el café

Se había entregado a la autoridad moral como víctima de un suicidio inesperado, perpetrado por los tormentos de la memoria, y el sabor a caramelo de su café mañanero. 

Fue inevitable, el simple café de la mañana había logrado poner su día de cabeza. Sólo él sabía, sin recordarlo, que tiempo atrás empezó a tomarlo porque su abuelo decía que aquel líquido mágico podría amenizar cualquier espera.

Quizá para los mortales había pasado poco tiempo, para él pasaban vidas; cada noche moría ahogado en sus pensamientos, y cada mañana resucitaba nadando en sus penas, pero al final seguía sin gustarle el café, y sin acabar la espera.


Ya no recordaba que no le gustaba, por qué lo tomaba, por qué no dormía, por qué no lograba salir de ese letargo. Sólo añoraba que llegase la mañana para tener dentro aquella irresistible combinación de dulzura, de aroma, de calor y de energía, que lo reconfortaban y le hacían sentir haber vuelto a su lugar para volver.

Aquel café fue diferente, aquel café lo había hecho rendirse y besarle los pies. Le había hecho desestimar su desdeñosa existencia.

No quería nada más tras haber probado la gloria. El caramelo. La gloria sos vos, caramelo.
La inamovible dulzura de tus labios, el aroma de tu piel, el calor de tu sonrisa, la energía de tu mirada; el lugar para volver. La gloria, la satisfacción, la superación de mi adicción, y la recaída en mi vieja adicción.
Sos vos, de principio a fin.

No volvió a tomar café, tampoco durmió de nuevo ni dejo de esperar. Sólo recordó por quién tomaba, y por quién esperaba.

Hizo a un lado la taza, y encendió un cigarrillo para nublar su mente y amenizar la espera del viernes.

viernes, 18 de octubre de 2013

El pecho frío, la mente clara


Por trances de la vida había olvidado que este blog, donde publico cosillas que se me ocurre escribir, fue también en algún momento una clase de diario, no el diario de quinceañera con candado en forma de corazón y secretos mortalmente irrelevantes, sino un diario normal y bastante entretenido en el que, a pesar de irrelevante también, después de cierto tiempo de atravesar X eventualidad o época lo comentaba por acá. 

Una buena costumbre que me gustaría retomar, para ver si dejamos de mutilar Twitter que no lo merece, y así hablar de forma un poquito más compilada acerca de lo que pienso - lo que sea -.  

Un día de estos me di cuenta que tengo el blog desde mayo de 2007, eso, si mis confusas matemáticas espacio temporales no fallan - a la fecha no entiendo porqué a 2 semanas de 7 días le llamamos 15 días - quiere decir que tengo más de 6 años de tenerlo; pensando en eso, a la fecha puedo decir que, si no soy alguien diferente que el de entonces, al menos pienso muy diferente.


De entre lo que me hizo revivir el blog, le puse especial atención a un recuerdo: esos momentos de amores y desamores adolescentes, y uno de los peores y primeros consejos de la vida: "no sufrás por amor huevón, que en la vida hay cosas más importantes porqué preocuparse". A la fecha - una vez más - yo me pregunto ¿Por qué más habría de sufrir alguien?. Hablando de forma general, dejando atrás el contexto "adolescente inconsciente". 

No quiero hablar trivialidades, a pesar de que ya lo esté haciendo, ni voy a descubrir nada nuevo. El punto es que tuve una convergencia de pensamientos con respecto al tema que me impulsaron a pensar, solo eso. 

+++++++++++

Hoy en el bus - nueva tarifa, 275 me costó nena -  camino al brete, iba escuchándolo a Vicentico, y me contaba, en su mas afamada canción, que los caminos de la vida no son lo que él esperaba, y bueno, nadie. A esta altura todos los sabemos; la vida hay que sufrirla(gozarla también) para vivirla, y vivirla para contarla.

Según mi impresión, la canción está toda sumida en un contexto amoroso, que si bien es expresado en un sentido fatídico, es fácil de palpar. Y que aterriza un poco a lo que quiero llegar: fatídico, positivo, romántico, explicito, implícito, de la forma que sea, el principal condicionante de nuestras vidas, es y siempre será, el amor. Ya sea el de la madre preocupada de Vicentico, el del muchacho que sufre por que su novia se cayó en un pozo ciego, o el del gesto de mi compita de la avenida central que vende pulseras para sobrevivir - y mantenerse el vicio - pero que se la deja a mitad de precio a la señora que vende chicles para que "le lleve algo tuanis al chamaco". La pulsera de Brasil 2014. Va perdetz. 

Al que me diga que este tipo de situaciones (por llamarle de alguna forma) no están condicionadas, o mejor dicho, impulsadas por amor - del tipo que le quiera poner - solo le aceptaría una respuesta diferente, que para mí es lo mismo en un nivel mas instintivo: la empatía.

La empatía - por si no le interesó el link - es impulsada por las "neuronas espejo" que según los entendidos nos permiten "percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir." Es decir, por eso nos emocionan las películas, los libros, o los - editadísimos - videos de audiciones de The X Factor. 

Si bien, masivamente, nadamos mucho en contra de la corriente, lo curioso del caso es que, como ha pasado con muchas otras cosas fundamentales en nuestro existencialismo, esto es algo que se sabe desde el principio de los tiempos.  Desde antes de las investigaciones de evolución biológica o neuro cognitiva, los injustamente difamados mayas tenían conciencia de este hecho desde el primer momento de sus días: "Los mayas pensaban que todos somos parte integral de un único organismo gigantesco. Según los mayas. el reino mineral, vegetal, animal y toda la materia esparcida por el universo a todas las escalas, desde un átomo hasta una galaxia, son seres vivos con una conciencia evolutiva y conjunta". Los mayas expresaban ese concepto de unidad en su saludo diario: cuando se encontraban se saludaban diciendo "In lak'ech", que significa "yo soy otro tú", a lo que contestaban: "Hala ken", que significa "tú eres otro yo".

+++++++++++

El otro día conversaba con el papá de un amigo, cada uno con medio litro de whiskey entre pecho y espalda - invitadísimo, no hacía falta aclararlo - y con la deshinibición del caso. El roco, exitoso en su mundo, con una linda familia, y muy querido por darse a querer, me confesaba que para él nada de lo mucho que tiene tendría valor si no es porque lo disfruta con su gente. Su familia, sus invitados, los amigos de su familia, los amigos de sus invitados. Me contaba que su felicidad era compartir su felicidad, sentir el pecho el caliente, no solo la mente clara. Que ese había sido siempre el motor de sus ambiciones, nunca la opulencia.

Y desde eso me sigo topando el discurso, una y otra vez. En la canción de Vicentico, en la última novela que leí, en el discurso del presidente mas admirable de latinoamérica. En todo lado. Quizá son señales solo para mi. Quizá yo quiero que sean señales para todos. Quizá ya no haya marcha atrás para muchas cosas y el mundo orbita en picada. Pero siempre nos quedará mas vida antes de que esta nos alcance. Siempre nos quedará mas vida para inundarla de esto. Y siempre tendremos al alcance muchas otras vidas para contagiarlas.

+++++++++++

Nick & Norah's infinite playlist

Thom: You just haven't figured it out yet, have you.
Nick: What?
Thom: ...The big picture!
Nick: I guess not.
Thom: The Beatles.
Nick: What about them?
Thom: This.
[grabs Nick's hand]
Thom: Look, other bands, they want to make it about sex or pain, but you know, The Beatles, they had it all figured out, okay? "I Want to Hold Your Hand." The first single. It's effing brilliant, right?... That's what everybody wants, Nicky. They don't want a twenty-four-hour hump sesh, they don't want to be married to you for a hundred years. They just want to hold your hand. 







martes, 24 de septiembre de 2013

Cada vez que volvés



Hace mucho no tropezaba. Hace mucho no venías.
Volvés, y tropiezo de frente. Y caigo. Lento e insufrible.
Como se derrumban los gigantes.
Inerte. Incapaz de reaccionar.

Me diluyo inclinándome hacia al frente con los brazos extendidos, quizá queriendo protegerme del inevitable golpe, o quizá quieriendote recibir, esperando tocarte, esperando sentirte mía, un segundo más, antes de derrumbarme, ante vos, como quien soy realmente;
 soy la melancolía, la incapacidad, el amor.

Soy la inocencia, la peor de las inocencias, la que nadie quiere ser;  el perro azul, indigno, más invisible que azul. El que espera un chasquido de dedos para imaginar un aluvión de caricias.

Caigo, sin poder evitarlo, cada que volvés.
Caigo, sin querer evitarlo.
Me dejo ir, esperando no olvidarme en el abismo en el que me hundo, cada que volvés.

Mi pecho se había acostumbrado al miedo de hacerle frente a las balas, al frío de la realidad. Al peso de la resignación. Se había acostumbrado a estar lejos del suelo, del concreto donde, cada que volvés, resido sin oportunidad de levantarme, sin voluntad de reivindicarme.

Aunque no pueda evitarlo, cada que volvés, me dejo ir, fingiendo resistirme, fingiendo temor al golpe. Pero esperando llegar pronto hasta abajo, donde te encontraba siempre, en lo profundo, acá… muy adentro. Abajo en el suelo. Abajo en el fondo de mí.  

Mis ojos se habían acostumbrado a mirar al frente, lejos del cielo donde se encontraban soñadores. Donde el azul, y no el de la inocencia, los invitaba a brillar. A parpadear repetidamente, queriendo combatir mis desaires. Donde solidarios se enjugaban al nublarse mi mente, al cansarse de no comprenderme, de no comprenderte, de no verte volver.
Se habían acostumbrados, cafés y ordinarios, a tampoco mirar al suelo, a no patear las piedras de la calle como queriendo drenar el amor y el odio en pequeñas descargas.

Pero cada que volvés los traiciono. Me tumbas desde el cielo hasta el suelo.  Los obligo a estar a milímetros, donde son inservibles, donde el polvo los lastima, donde sollozan por haberme perdido por haberte perdido.

Mis manos se habían acostumbrado a estar limpias. Sin temblar más de intriga.
Sin los raspones de la ilusión, sin los recuerdos que se incrustan en la palma.
Que sangra, que palpa la superficie buscándote. Buscando algún indicio de vos.

Desesperadas me invitan a levantarme, prometen ser mis aliadas en busca de una salida.
Pero ya caí en vos. No quiero levantarme. Y caigo. Y no quiero levantarme.

Inmóvil me entregué al frío de la superficie, no quiero levantarme para sentir de cerca de tu calor. Para percibir tu aroma delirante. Para sentir en mi pecho tu rastro que marca vidas y pisotea suspiros. Para darle la espalda a tu ausencia.

Cada que volvés, caigo.

Cada que volvés no quiero levantarme.

Cada que volvés recuerdo que te fuiste.

miércoles, 24 de julio de 2013

Despertar fugaz



Vivía entonces el peor momento de su vida. No una mala época de quejarse, seguir andando, estar mejor, quejarse y reprimir. Era de verdad el preciso peor momento de su vida; con nombre de día, horas y minutos. Recién había despertado, y tras volver en razón se sorprendió postrado en el suelo de piedra áspera y moldeada de un lugar del cual no poseía memoria alguna. Tras asegurarse de haber abierto sus párpados hasta más no poder, después de pasar sus manos frente a sus ojos una y otra vez, incluso a pesar de limpiarse la imaginada suciedad de su cara con su camiseta, seguía sin distinguir las texturas de piedra que palpaba, sin mirar el charco de agua en el que acababa de consumir su mano izquierda, precisamente por no verlo. 

Todo era oscuridad, una profundidad desesperante como cuando analizamos lo vulnerable de nuestros seres. Sentía una endemoniada garra dentro de su cuerpo oprimiendo sus entrañas, haciendo tan fuerte el latido de su corazón que sentía la necesidad de abrir la boca para dejarlo salir, para no ahogarse en sí mismo. Era sin duda su peor momento, y no tenía idea de cómo hacerle frente o si quiera de cómo aceptarlo como realidad… sin embargo, faltándole el aire, y queriendo no creerlo, se obligó a sí mismo a llegar a la agobiante conclusión de haber perdido la vista. “¡¿La vista?!” se lamentó, intentando arrancarse el poco pelo que nadaba entre sus dedos. ¿Qué otra respuesta podría darse? ¡Si no veía una mierda! ¿Qué sería de su vida en adelante? La misma no tendría sentido ahora que no la podía ver pasar. ¿Y la podría recordar sin verla? 

Pensó en el cielo, siempre lo encontró sorprendente por imponerse majestuoso pero diferente todos los días. Y diferente siempre, no sabría más como recordarlo. Pensó en sus memorias; los sonidos, olores y sensaciones nunca habían sido tan importantes, eran solo parte del contexto. Pero su visión era su memoria, y su memoria: su vida. Porque la vida, hay que vivirla para contarla. No la va a contar nadie más. Los nietos no se enamoran del abuelo por lo que digan de él, lo hacen por lo que él pueda decir, y las historias del abuelo, son su vida. Ya ni abuelo podría ser. “¿En qué estupidez estoy pensando?” se percató, naufragando en angustias. Se había dado su peor noticia, y ya pensaba en personas que apenas nadaban en el mundo de los posibles. 

La realidad le apretaba el pecho y conectaba ganchos de campeón mundial en su hígado, él, que sabía de qué se perdería, ¡ahora era ciego! Habría preferido ser mudo y dedicarse a escuchar, o ser sordo y sacrificar el virtuosismo de la música, o preferiría estar muerto… “¿En qué estupidez estoy pensando?” se descubrió, divagando de nuevo en la viscosa sustancia de sus pensamientos que intentaba cambiar su preocupación por irracionalidad, y lo alejaba peligrosamente de su cordura.

Había pasado mucho tiempo desde que volviera en razón, y no había hecho mucho más que llevar sus manos a su cabeza y esconderla entre sus rodillas. Entumecido por su abrumadora situación no se había molestado por averiguar dónde estaba, o de dónde venía, y fue cuando una punzada detrás y debajo de su ojo le recordó el exagerado dolor que precedía su despertar en la oscuridad. De seguro ese dolor era el causante de su repentina ceguera, el golpe algo le habría desconectado o mallugado por dentro. Comenzó a palpar con su dedo índice las consecuencias del golpe en su cara, y dio cuenta de que el gran afectado era su pómulo, y no su ojo como pensó, además, lo podía abrir y cerrar sin mucho esfuerzo. Se levantó apoyando su mano derecha en el charco de agua sucia, precisamente por no verlo, deslizó las palmas de sus manos por la pared, descubriendo que era la misma piedra áspera del suelo, continuó palpando hacía su derecha y encontró la conjetura que recibía a otra pared, siguió hasta dar con las otras dos paredes de poco menos de dos metros que lo encerraban en un cubículo sin escapatoria. ¿Cómo había llegado ahí? Brincó con las manos extendidas al cielo para alcanzar algún techo, pero parecía no ser lo suficientemente alto. Terminó sentándose de nuevo.

A pesar de que el golpe lo había dejado inconsciente debía recordar algo previo a dicho momento. Irónicamente cerró sus ojos para concentrarse en recordar… y escuchó los murmullos, la risa nerviosa de una mujer que se cohíbe, el roce entre las yemas de los dedos y las teclas del piano que reproduce la delicadeza de Debussy, y sintió su piel estremecerse al contacto con el sol, y observó el tono sepia de ese atardecer a contraluz, con el destello del sol cambiando de forma y de color a través de los vitrales de la cafetería, la que está al lado del viejo y elegante puente de acero, la de la terraza con sombrillas y mesas, la elegida para encontrarse a escondidas. La nostalgia lo paseó en el limbo de entre sus recuerdos y la realidad, hasta que resonó en su dolor la parsimonia del caos: la sorpresa, las excusas, el intento de hacer entender al Coronel sus buenas intenciones, el olor de la angustia hecha sudor y maquillaje, Emma, su musa, la hija del Coronel, el forcejeo con el Coronel, su dedo presionando el gatillo, los gritos, el frío en la espina dorsal que provocan los errores, el culatazo en la cara…

No acababa de drenar su vida entre lamentos a causa de su ceguera, y su más reciente recuerdo, cuando escuchó pasos por encima de su cabeza, una voz gruesa preguntaba si era ya la hora, mientras el abrir de una puerta dejaba entrar una melodía conocida, música reconfortante. Los pasos se acercaron con pesadez, arrastrando los talones y levantando polvo, y se escuchó el crujir de bisagras de metal que se extienden al abrir una compuerta. De repente, el blanco de la pureza, de la vida misma, una claridad inefable, inundó el cubículo de piedra con más luz de la que había visto jamás, y más de la que esperaba volver a ver. Se puso de pie y alzó su renovada vista hacia la fuente de luz, que en el preciso momento fue interrumpida por una gorda cara que se asomaba a la compuerta por la que apenas podría pasar una personas, y ciertamente no sería el cuerpo al que pertenecía aquella redonda cabeza. El sujeto desconocido lanzó una cuerda, y sin esperar indicaciones él se la ató a su cintura, y el tipo gordo empezó a subirlo hacia la salida halando de la cuerda.

Fueron largos segundos; ¡no estaba ciego, maldita sea la razón, no estaba ciego! Llegó a la superficie con el júbilo impregnado en su cara, no podía comentarle nada al desconocido, pero su sonrisa era inevitable, había logrado escapar de aquel purgatorio de piedra, y podía ver de nuevo. – Su sonrisa no tiene justificación, imbécil – inquirió el robusto tipo, al mismo tiempo que esposaba sus manos y le indicaba seguirlo. Salieron de esa habitación a otra donde una vieja radio entonaba aún el Claro de luna, de seguido hacia su derecha se extendía un largo pasillo que solo tenía una salida, hacia su izquierda al final del mismo.

Al salir a un jardín raso, de puro césped, de inmediato reconoció al general Elías Caparzo, quien portaba un lienzo en su mano derecha, y junto a él, el pelotón de fusilamiento. No pudo hacer más que recordar de nuevo; el inicio de su libro preferido, su deprimente etapa de ciego, Emma, el cielo… miró hacia arriba, y lo recordó diferente, como siempre.


– Cadete, usted ha sido condenado al fusilamiento por alta traición a la patria, y por el asesinato del Coronel Aurelio García. – explicó leyendo el general Caparzo. – ¿Tiene usted algún último deseo?


– ¿Podrían vendarme los ojos?